DOMINGO 4. TIEMPO ORDINARIO. CICLO A

LA BIENAVENTURANZA DE LOS POBRES 

Ante la gente pobre Jesús se sentía conmovido. Le ganaban el corazón. Ante los pobres Jesús se transformaba: se sentía inspirado, rebosaba de alegría y daba gracias al Abbá.  Jesús disfrutaba restaurando su belleza exterior e interior, devolviéndoles la salud, dándoles de comer, sacándolos de sus depresiones, liberándolos de sus demonios. Restauraba su belleza. Por ello, los proclamaba ” bienaventurados”. Las lecturas de este domingo nos hablan: 1) de quienes, en su indigencia, nunca desconfían (profeta Sofonías); 2) de quiénes son los elegidos de Dios para confundir a los fuertes (San Pablo); 3) de Jesús proclamando la bienaventuranza de los pobres.

1. Quienes en su indigencia, nunca desconfían

El profeta Sofonías vivió unos seiscientos cuarenta años antes que Jesús. Fijó su mirada y su corazón en un resto de Israel -pobre y humilde- que vivía en el monte Sión- . El los denominó: la “hija de Sión”. Este grupo de gente sencilla y pobre cumplían los los mandamientos de Dios: no cometían maldades, ni decían mentiras. Buscaban la justicia. Confiaban en el nombre del Señor. 
De ellos decía Sofonías que escaparían salvos en el día de la ira del Señor. Y les prometía que pacerían en verdes praderas y se abrevarían en fuentes tranquilas; vivirían sin sobresaltos. El profeta Sofonías se dirigía a ellos, como el ángel Gabriel se dirigió a María: ¡Alégrate, hija de Sión!

2. Los elegidos de Dios para confundir a los fuertes

Una comunidad semejante encuentra san Pablo en Corinto. Por eso les dice: “¡Fijaos en vuestra asamblea!”: no hay entre vosotros sabios en lo humano: lo necio del mundo lo ha escogido Dios; ni hay entre vosotros poderosos: lo débil del mundo lo ha escogido Dios; ni aristócratas: lo despreciable, lo que no cuenta, ha sido escogido por Dios. Y es así cómo Dios humilla a los sabios, poderosos y ensalza a los humillados.
A veces, nos gloriamos de nuestra “ortodoxia”, de nuestras “teologías”, de nuestros “conocimientos”, de nuestro “poder”, de contar “tanto” dentro del organigrama eclesial, o social. Pero ahí está la comunidad de los pobres para bajarnos los humos, para hacernos ver que Dios elige lo pequeño, lo que no cuenta.

3. De ellos es el Reino de Dios 

Sofonías y Pablo se quedaron muy atrás, comparados con el Jesús que en la montaña proclamó las Bienaventuranzas: a los pobres, a los que lloran, a los sufridos, a los que luchan por la justicia -aunque sean perseguidos, a los no-violentos o misericordiosos, a quienes tienen un corazón limpio, honesto, a los que trabajan por la paz. 
Y son dichosos porque recibirán las marcas del Reino de Dios y serán reconocidos como “hijos de Dios”.
Jesús confía locamente en las energías espirituales de los pobres, de los marginados, de las víctimas de la violencia. Jesús sabe que allí donde hay caos humano, allí el Espíritu Santo puede crear algo absolutamente nuevo.

Conclusión

Jesús nos indica dónde está la verdadera felicidad. ¡Qué lástima, que busquemos tantas veces la felicidad donde no está! ¡En la riqueza, en la venganza, en la guerra, en la ofensa a los demás, en la deshonestidad, en la dureza de corazón!

José Cristo Rey García Paredes, cmf

DOMINGO 2 TIEMPO ORDINARIO. CICLO A.

CARGANDO CON EL PECADO DEL MUNDO

Este domingo -el 2º del tiempo ordinario- nos presenta al Jesús adulto: tenía entorno a los 30 años. Hasta ese momento había permanecido oculto en Nazaret. Apareció en tierras del Jordán, sin decir nada, ni presentarse. Un profeta soñador, hijo del sacerdote Zacarías y de Isabel, que no se ubicó en el Templo, sino en el desierto, fue el encargado de presentar a Jesús ante Israel. La verdad es que el pueblo de Dios se encontraba en una profunda división y crisis de identidad.
Las tres lecturas de este domingo se centran en: a) Un gran sueño profético (Isaías); b) La sorprendente presencia de Jesús; c) La invocación de su nombre.

a)  Un gran sueño profético (Isaías)

La primera lectura de hoy, tomada del cap. 49 del profeta Isaías, nos habla de una añoranza: un misterioso Siervo de Yahweh:

  • Dios lo formará ya en el seno de su madre. Será un servidor del que Dios estará orgulloso. Servidor en hebreo es “ebed” y “servicio a Dios” se dice en hebreo “aboda”, que en griego es leitourgia, o el servicio divino.
  • Dios le confiará una doble misión: reunir al pueblo de Israel, formado por tribus hermanas, dividas y enfrentadas; y ser “luz de las naciones” para que la salvación llegue a todos hasta el confín de la tierra.

b)  La sorprendente presencia de Jesús

Nos dice el Evangelio de hoy que “Al día siguiente de bautizar a Jesús en el Jordán, vio Juan el Bautista- que Jesús venía hacia él” y exclamó: ¡Este es el Cordero de Dios que carga con el pecado del mundo!

El término utilizado por el cuarto Evangelio para referirse a Jesús es “àmnós”: y “àmnós” se traduce por “corderito joven”; y el término “airón” significa que “carga sobre sí y lleva”. La traducción más adecuada sería: ¡Este es el Corderito que carga y lleva sobre sí el pecado del mundo!

¡Fijémonos en el contraste estremecedor! A Juan le había sido anunciado que vería bajar el Espíritu santo y posarse sobre Jesús. Ahora Juan dice que ese Jesús -poseído por el Espíritu- está también cargado y sobrelleva sobre sí el pecado del mundo. ¡En Jesús, el Espíritu y el Pecado! Por eso, su misión es reunir las doce tribus – para ello elige a los Doce apóstoles. Su misión es ser luz del mundo y descargar a la humanidad de sus tinieblas.

c)  La invocación del nombre de Jesús

En tiempos ya de Pablo, el apóstol reconoce -en su primera carta a los Corintios – que en diversas partes de la tierra se invoca el nombre del Señor Jesucristo. Respondieron a la llamada del Señor resucitado y por eso llevan la ley de Dios en sus entrañas. “Al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra”.

Conclusión

No nos fijemos tanto en lo que hacemos nosotros. Fijémonos más en lo que Jesús hizo y sigue haciendo “por nosotros”: él carga con nuestros pecados, para que nosotros carguemos con su Justicia. Él es el Corderito que carga con el pecado del mundo. Él cargando con nuestros pecados y… nosotros… ungidos por su Espíritu.

José Cristo Rey García Paredes, cmf

domingo 3 tiempo ordinario. ciclo a

EL PUEBLO EN TINIEBLAS VIÓ UNA LUZ GRANDE 

Este es el Domingo de la Luz misionera. Esa luz necesita atletas que con ella recorran el mundo para iluminarlo… porque todavía hay mucha oscuridad… incluso entre nosotros. La liturgia nos invita a dar tres pasos: 1) En las tinieblas aparece una gran luz; 2) Jesús-Luz y su comunidad iluminada; 3) Muerto en la cruz por nosotros. 

a) En las tinieblas aparece una gran luz (Isaías)

¡Galilea de los gentiles! He ahí la expresión peyorativa que estaba en boca de no pocos en tiempos de Jesús. Los del sur (Judea, Jerusalén) se consideraban habitantes de la luz. En cambio, a los del Norte (Galilea, Zabulón, Neftalí) los consideraban habitantes de las tinieblas.
A pesar de todo, el profeta Isaías les anuncia una excelente noticia: ¡que les brillará una luz grande, se quebrará la vara del opresor y se verán libres del yugo que los oprime. 
En este contexto, los buenos israelitas, solían cantar el salmo 26: “El Señor es mi luz y mi salvación, el Señor es la defensa de mi vida… ¿A quién temeré?, ¿quién me hará temblar?” “Aunque camine por cañadas oscuras, de muerte, nada temo, porque tú vas conmigo”.

b) Jesús luz, y su comunidad iluminada

Resulta que el lugar designado por Isaías como tierra de tinieblas, el territorio de Zabulón y Neftalí, es el lugar escogido por Jesús para mostrarse. Él es la Gran Luz. Allí inicia su ministerio… allí comienza el largo amanecer del Reino de Dios.
Y la Luz de Jesús comenzó a prender en otros: Andrés y su hermano Pedro, Santiago y de su hermano Juan. Jesús los eligió para que fueran “testigos de la luz”. Y emprendieron su camino misionero como pescadores de hombres.
No se ilumina el mundo cuando nosotros lo intentamos, sino cuando en nosotros se refleja la Luz de Dios, el Sol que es Jesús. En nosotros se hace verdad el “misterio de la Luna”

c)  ¡Muerto en la cruz por vosotros!

Pablo rechazó cualquier tipo de fanatismo en torno a su persona para no volver ineficaz la cruz de Cristo.
¡Qué buena advertencia para quienes se anteponen a los demás para brillar como “estrellas”! Unos de Apolo, otros de Pablo, unos de Benedicto, otros de Francisco… Seguir a estrellas divide la comunidad. Somos constelación, comunidad de lunas sin luz propia. Sólo uno es el Sol, la Luz de las Gentes.
Y esta Luz tiene que ser llevada a todo el mundo. La misión es como construir un gran cableado, una gran red, para que la Luz que llegue hasta los últimos rincones de la tierra y nadie quede a oscuras.

Conclusión

«¡Luz, más luz! «¡Mehr Licht!)» fueron las últimas palabras de Goethe poco antes de morir el 22 de marzo de 1832, según contó su médico Carl Vogel. Morimos cuando no tenemos luz, cuando todo se hace oscuridad a nuestro alrededor. Por algo, comenzó Dios la Creación diciendo: “¡Hágase la Luz!”.
Dios sigue dirigiendo su palabra imperativa: ¡Hágase la Luz! Y cuando María dijo “Fiat” (hágase), dio a luz. Ante Jesús, Luz del mundo, toda tiniebla desaparece: los ciegos recuperan la vista.  Los guías ciegos se transforman en videntes y transformadores.

José Cristo Rey García Paredes, cmf

EPIFANÍA DEL SEÑOR. CICLO A

TRAS LA ESTRELLA HACIA EL PORTAL: La Epifanía de la irradiación misionera

La fiesta que hoy celebramos tiene nombre griego. “Epifanía” quiere decir “manifestación”. Celebramos el día en que el Hijo de Dios y de María fue manifestado a otros pueblos de la tierra representados por los magos de Oriente y recibió de éstos homenaje y adoración. Las tres lecturas de este día nos transmiten que: 1) Jerusalén, ciudad de la Luz; 2) Belén y la casa donde se posó la estrella: 3) El misterio oculto desde siempre es revelado a las naciones.

1.   Jerusalén, ciudad de la Luz (Isaías)

Sentimos terror y angustia cuando nos perdemos entre la niebla o en un túnel o cueva sin aparente salida, cuando perdemos toda referencia. Se despiertan en nosotros temores ancestrales y culturales. Nos sentimos víctimas del sinsentido. ¡Así describe el tercer Isaías la situación del mundo, antes de la llegada del Mesías!

“Mira: las tinieblas cubren la tierra y la oscuridad los pueblos”.

Pero Dios envía un profeta de gracia: Mebasser lo llama el profeta Isaías (Is 40; 52; 61), que literalmente quiere decir en hebreo “mensajero de alegres noticias”. Este profeta anuncia el amanecer de la luz y con ella de la Gloria o Belleza de Dios sobre Jerusalén. 

La ciudad se convierte en el vértice del mundo; irradia su luz llega hacia todos los pueblos de la tierra. Atraídos por ella, todos se ponen en marcha: en primer lugar, los hijos e hijas del Pueblo de Dios, dispersos, desterrados; después los demás pueblos. Traen a Jerusalén la riqueza de las naciones: llegan multitud de camellos, dromedarios, traen incienso, oro y proclaman al Dios de Israel: “se postrarán ante el Señor todos los pueblos de la tierra” (Sal 71).

2.   Belén y la casa donde se posó la estrella (Mateo)

Quienes visitan a Jesús en Belén hacen realidad la profecía del Mebasser: primero los pastores, después los magos. Le traen a Jesús las riquezas de las naciones. 

La casita de Belén -en que moraban Jesús, María y José- se convierte en “centro de atracción e irradiación misionera”. Los Magos, personajes sensibles a los signos del cielo, percibieron la llegada a la tierra de una luz misteriosa. Vieron su reflejo en una estrella.  No quisieron perder la oportunidad. Se pusieron en camino y dispuestos a superar cualquier dificultad.

Su visita a Jerusalén muestra, por una parte, su sensibilidad religiosa y por otra la insensibilidad de los sumos sacerdotes y escribas que, aunque conocen las Escrituras, no reconocen en ellas lo que Dios les pide. Los magos creen en la Palabra del profeta; se vuelven exégetas prácticos de ella:

“Y tú, Belén, tierra de Judea, no eres un mucho menos la última de las ciudades… de ti saldrá un jefe”.

Hay quienes se preguntan por la veracidad histórica de los hechos aquí relatados. La experiencia histórica, más de veinte siglos de experiencia misionera, nos muestran cómo personas de las más diferentes culturas y pueblos se postran ante el Niño y la Madre y lo adoran. Cómo también, hay autoridades políticas y religiosas que persiguen al Niño y a la Madre y quisieran exterminarlos. Lo dijo simbólicamente el libro del Apocalipsis: el dragón está apostando delante de la mujer, para devorar a su hijo apenas nazca (Apc. 12). El dragón sigue también hoy con sus asechanzas. Pero Dios protege al Hijo y a la Madre. La misión de irradiación y atractivo irresistible sigue adelante. 

No debemos confiar más en nuestras estrategias de misión que en el encanto irresistible del Niño de Dios, enviado por el Abbá, porque tanto amaba al mundo…

3.   El misterio oculto desde siempre es revelado a las naciones (Efesios)

En los magos se cumple inicialmente el misterio oculto de Dios, que el autor de la carta a los Efesios reconoce que le ha sido revelado: que comiencen a creer en Jesús y agregarse a su Cuerpo, que es la Iglesia, hombres y mujeres de otros pueblos de la tierra, diferentes del pueblo judío. 

Hoy también asistimos al despliegue maravilloso de la fe en Jesús en todo el mundo. Mujeres y hombres de todas las razas –ahora especialmente en Asia y en África- se sienten iluminados por la luz de Jesús, por su estrella. En cambio, aquellas personas de las que se podría esperar una mayor adhesión de fe y compromiso se muestran escépticas y frías, incluso hostiles, como fue el caso de las autoridades políticas y religiosas de Jerusalén, cuando fueron visitadas por los magos.

Celebramos también la vocación misionera de la Iglesia.

José Cristo Rey García Paredes, cmf