TODOS LOS SANTOS

Solemnidad cristiana instituida en honor de Todos los Santos.
Hombres y mujeres que viven su vida cristiana con gran autenticidad y que predican con su vida y su palabra el evangelio del amor.
Ser cristiano es buscar la verdadera felicidad por el camino señalado por Jesús.
«El Día de Todos Los Santos es una solemnidad cristiana instituida en honor de Todos los Santos, conocidos y desconocidos, según el papa Urbano IV, para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles.
En los países de tradición católica, se celebra el 1 de noviembre. En ella se venera a todos los santos que no tienen una fiesta propia en el calendario litúrgico. Por tradición es un día feriado no laborable.

QUIÉNES SON LOS SANTOS?

Pincha en la imagen  y sabrás algo más de ellos:

 

HISTORIA

La Iglesia Primitiva acostumbraba celebrar el aniversario de la muerte de un mártir en el lugar del martirio. Frecuentemente los grupos de mártires morían el mismo día, lo cual condujo naturalmente a una celebración común.
En la persecución de Diocleciano el número de mártires llego a ser tan grande que no se podía separar un día para asignársela.

Pero la Iglesia, sintiendo que cada mártir debería ser venerado, señalo un día en común para todos. La primera muestra de ello se remonta a Antioquia en el Domingo antes de Pentecostés.
Gregorio IV extendió la celebración del 1 de noviembre a toda la Iglesia, a mediados del siglo IX.
La vigilia parece haber sido llevada a cabo antes que la misma fiesta. Y la octava fue adicionada por Sixto IV en el siglo XV.
Esta vigilia, resultó sin embargo, coincidir con la celebración pagana de Samhain el 31 de octubre, ahora llamado Halloween (nombre que proviene de la frase «All hallow’s Eve» o «Víspera de Todos los Santos» entre los anglosajones), que marcaba el final del año celta. En esta fecha se celebraba entre los antiguos, la apertura dimensional entre el mundo tangible y el mundo de las tinieblas.

Bienaventurados, bienaventurados,
bienaventurados los que saben amar

Dichosos los que son sencillos,
dichosos los que son sufridos,
dichosos los que cuando lloran
su corazón mira hacia Dios.

Felices son los compasivos,
felices los de ojos limpios,
felices los que ven la vida con ilusión.

Dichosos también son los pobres,
dichosos los que son valientes,
dichosos los que nunca pierden
la libertad del corazón.

Felices son los que sonríen,
felices son los que comprenden,
felices los que buscan siempre un mundo mejor.

150 años de la muerte de San Antonio María Claret

Hoy se cumplen 150 años de la muerte de San Antonio María Claret, acaecida en el monasterio de Fontfroide (sur de Francia) el 24 de octubre de 1870 a las 8,45 de la mañana. Tenía 62 años y 10 meses. Su funeral se celebró el 27 en el mismo monasterio cisterciense donde se había refugiado. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio de los monjes. En su lápida se esculpieron estas palabras de San Gregorio VII: «Amé la justicia y odie la iniquidad; por eso muero en el destierro». 
Para más información los siguientes enlaces:

San Antonio María Claret, 150 años después

FUNERAL P. GREGORIO RIAÑO

El 20 de mayo de 2020 falleció en Madrid el P. Gregorio Riaño Torres, sacerdote y misionero claretiano, a los 90 años de edad. Nacido en Cerezo de Rio Tirón (Burgos), fue ordenado pres­bítero el 27 de junio de 1955 en Pamplona.

Gran parte de su vida de consagración la pasó en Madrid, realizando diversos ministerios pastorales en las cuatro parroquias de los claretianos de la Provincia de Santiago en la capital: San Antonio Mª Claret (1969-1971); Nuestra Señora del Espino (1971-1983); Santo Ángel de la Guarda (1983-1989); e Inmaculado Corazón de María, donde fue (párroco, de 1992-1998, y colaborador entregado al ministerio del confesonario, de 2011 hasta su muerte.

En el momento de su muerte muchos fieles no pudieron acompañarle en el último adiós: misa en el Tanatorio, oración en el Crematorio y celebración en la fe y la esperanza al depositar las cenizas de sus restos mortales en el Columbario de la cripta.

El pasado 30 de septiembre, día en que hubiera cumplido sus 91 años, pudimos celebrar el Funeral por su eterno descanso. Junto a la acción de gracias a Dios por el don de su vida y su ministerio pastoral, muchos de cuantos le queríamos pudimos expresarle a él nuestra gratitud, ofrecer su vida a Dios Padre y orar por su eterno descanso. Algunas imágenes de la celebración dan fe de ello.

Los que le hemos conocido sabemos de su hondura espiritual y categoría humana; de su sentido de fraternidad y su talante constructivo, y de su delicadeza en la dirección espiritual y en el confesonario.

Descanse en la paz del Señor el buen Padre Gregorio.