III DOMINGO DE PASCUA. ciclo a

Domingo 26 de abril de 2020

La Liturgia de este domingo nos convida a descubrir a Cristo vivo, que acompaña a los hombres por los caminos del mundo, muchas veces sin ser reconocerlo. Más ¿dónde lo podemos encontrar?

En la 1ª lectura, la COMUNIDAD CRISTIANA transformada por el Espíritu, dejó la seguridad de las paredes del Cenáculo y se prepara para dar testimonio de Jesús, en Jerusalén y hasta los confines de la tierra. (Hch 2,14.22-33). La predicación de Pedro, el día de Pentecostés, anuncia que Cristo resucitó, está vivo y salva a todos. Es la catequesis de la Comunidad cristiana primitiva sobre Jesús.

La 2ª lectura nos asegura que Cristo permanece para siempre entre nosotros, como realidad libertadora de toda esclavitud. (1Pe 1,17-21).

En el Evangelio, el Peregrino indica a los DISCÍPULOS DE EMAÚS el camino para reconocer a Cristo Resucitado. (Lc 24,13-35).

– Los DISCÍPULOS están tristes, desanimados, decepcionados, frustrados, abandonan la Comunidad y vuelven a casa, dispuestos a olvidar el sueño. Aguardaban un Mesías glorioso, un Rey poderoso, un Vencedor y se encontraron ante un derrotado, que había muerto en la cruz.

– Aparece un PEREGRINO, que camina con ellos… y comienzan a hablar del asunto del momento: JESÚS, Profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante los hombres, pero que tuvo un fin inesperado…

– El Peregrino interpreta las ESCRITURAS, que hablan del Mesías… Ellos escuchan con interés… y sus corazones comienzan a «arder«.

– Al final, los discípulos llegan a casa y le hacen una INVITACIÓN: “Quédate con nosotros». Quieren prolongar la agradable compañía. Tras haber acogido la PALABRA del Peregrino, le ofrecen HOSPEDAJE en su casa… Él acepta… no solo para «pasar la noche», sino para “quedar con ellos».

– A la mesa: UN GESTO CONOCIDO: el gesto de la última cena, cuando Jesús instituyó la Eucaristía. 

Los ojos se abren y reconocen al Resucitado… La Palabra hace «arder» el corazón, la fracción del Pan hace «abrir los ojos».  Y Cristo desaparece… porque ahora la Comunidad  ya posee las señales concretas de su presencia: su Palabra y el Pan compartido… Invisible a los ojos, el Señor está y permanecerá presente. Ahora es ya solo Testimoniar.

– Y LUEGO SALEN para anunciar el descubrimiento a los hermanos y, junto con ellos, proclaman la fe: «El Señor ha resucitado». La Proclamación de la alegría pascual no puede esperar a que el día amanezca… La escucha atenta de la Palabra y el compartir el Pan les abre los ojos y los lanza a la MISIÓN.

Cristo continúa hoy como compañero de camino.  ¿Dónde encontrar al Resucitado? El episodio de Emaús nos indica el camino:

– En la PALABRA DE DIOS, escuchada, meditada, compartida, acogida, Jesús nos indica caminos, nos apunta nuevas perspectivas, nos da el valor de continuar, después de nuestros fracasos. Acogen la Palabra del Peregrino y le ofrecen hospedaje en su casa.

– AL COMPARTIR EL PAN. La narración nos recuerda la Misa: Liturgia de la Palabra y del Pan. Es en la celebración comunitaria de la Eucaristía, donde nosotros tenemos la experiencia del encuentro personal con Jesús vivo y resucitado.

– En la COMUNIDAD: La Comunidad siempre ha sido y continúa siendo el lugar privilegiado del encuentro…

El Camino de Emaús. Muchas veces, también nosotros andamos por los caminos de la vida, «tristes»… cansados y desilusionados… Caen nuestros soñados castillos y la vida parece haber perdido sentido. Esperábamos tanto… mas todo ha terminado… Parece que Dios ha desaparecido de nuestro horizonte… Estamos tentados a abandonar la lucha y volver… Sin embargo, Jesús, Vivo y resucitado, camina a nuestro lado. Encuentra formas de venir a nuestro encuentro y de llenar nuestro corazón de esperanza, Incluso cuando no somos capaces de reconocerlo. Estaban angustiados por aquello que aconteció en Jerusalén.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *