III DOMINGO DE PASCUA. ciclo a

Domingo 26 de abril de 2020

La Liturgia de este domingo nos convida a descubrir a Cristo vivo, que acompaña a los hombres por los caminos del mundo, muchas veces sin ser reconocerlo. Más ¿dónde lo podemos encontrar?

En la 1ª lectura, la COMUNIDAD CRISTIANA transformada por el Espíritu, dejó la seguridad de las paredes del Cenáculo y se prepara para dar testimonio de Jesús, en Jerusalén y hasta los confines de la tierra. (Hch 2,14.22-33). La predicación de Pedro, el día de Pentecostés, anuncia que Cristo resucitó, está vivo y salva a todos. Es la catequesis de la Comunidad cristiana primitiva sobre Jesús.

La 2ª lectura nos asegura que Cristo permanece para siempre entre nosotros, como realidad libertadora de toda esclavitud. (1Pe 1,17-21).

En el Evangelio, el Peregrino indica a los DISCÍPULOS DE EMAÚS el camino para reconocer a Cristo Resucitado. (Lc 24,13-35).

– Los DISCÍPULOS están tristes, desanimados, decepcionados, frustrados, abandonan la Comunidad y vuelven a casa, dispuestos a olvidar el sueño. Aguardaban un Mesías glorioso, un Rey poderoso, un Vencedor y se encontraron ante un derrotado, que había muerto en la cruz.

– Aparece un PEREGRINO, que camina con ellos… y comienzan a hablar del asunto del momento: JESÚS, Profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante los hombres, pero que tuvo un fin inesperado…

– El Peregrino interpreta las ESCRITURAS, que hablan del Mesías… Ellos escuchan con interés… y sus corazones comienzan a «arder«.

– Al final, los discípulos llegan a casa y le hacen una INVITACIÓN: “Quédate con nosotros». Quieren prolongar la agradable compañía. Tras haber acogido la PALABRA del Peregrino, le ofrecen HOSPEDAJE en su casa… Él acepta… no solo para «pasar la noche», sino para “quedar con ellos».

– A la mesa: UN GESTO CONOCIDO: el gesto de la última cena, cuando Jesús instituyó la Eucaristía. 

Los ojos se abren y reconocen al Resucitado… La Palabra hace «arder» el corazón, la fracción del Pan hace «abrir los ojos».  Y Cristo desaparece… porque ahora la Comunidad  ya posee las señales concretas de su presencia: su Palabra y el Pan compartido… Invisible a los ojos, el Señor está y permanecerá presente. Ahora es ya solo Testimoniar.

– Y LUEGO SALEN para anunciar el descubrimiento a los hermanos y, junto con ellos, proclaman la fe: «El Señor ha resucitado». La Proclamación de la alegría pascual no puede esperar a que el día amanezca… La escucha atenta de la Palabra y el compartir el Pan les abre los ojos y los lanza a la MISIÓN.

Cristo continúa hoy como compañero de camino.  ¿Dónde encontrar al Resucitado? El episodio de Emaús nos indica el camino:

– En la PALABRA DE DIOS, escuchada, meditada, compartida, acogida, Jesús nos indica caminos, nos apunta nuevas perspectivas, nos da el valor de continuar, después de nuestros fracasos. Acogen la Palabra del Peregrino y le ofrecen hospedaje en su casa.

– AL COMPARTIR EL PAN. La narración nos recuerda la Misa: Liturgia de la Palabra y del Pan. Es en la celebración comunitaria de la Eucaristía, donde nosotros tenemos la experiencia del encuentro personal con Jesús vivo y resucitado.

– En la COMUNIDAD: La Comunidad siempre ha sido y continúa siendo el lugar privilegiado del encuentro…

El Camino de Emaús. Muchas veces, también nosotros andamos por los caminos de la vida, «tristes»… cansados y desilusionados… Caen nuestros soñados castillos y la vida parece haber perdido sentido. Esperábamos tanto… mas todo ha terminado… Parece que Dios ha desaparecido de nuestro horizonte… Estamos tentados a abandonar la lucha y volver… Sin embargo, Jesús, Vivo y resucitado, camina a nuestro lado. Encuentra formas de venir a nuestro encuentro y de llenar nuestro corazón de esperanza, Incluso cuando no somos capaces de reconocerlo. Estaban angustiados por aquello que aconteció en Jerusalén.

DOMINGO 2º DE PASCUA 2020. CICLO A

Domingo, 19 de Abril de 2020

Meditación:

Uno de los aspectos que caracteriza la relación de Jesús con quienes le buscaban fue el hecho de que Él eliminaba la distancia y los tocaba: Jesús no sólo curó a algunos leprosos, corrió el riesgo de tocarlos, de entrar en relación con ellos. En las apariciones pascuales reaparece esa cuestión del “tocar”. Tomás dudó y dijo: “Si no le toco, no creeré.” Jesús permite que le toque pero añade: “Dichosos los que creen sin haber visto”. Normalmente vemos y creemos. Ese es nuestro proceso de encuentro con la realidad. El Resucitado inaugura una nueva metodología. Debemos creer para poder ver. Debemos no tocar para poder tocar. Debemos aceptar el silencio y la distancia para vivir de verdad la nueva relación que nos trae la Pascua.

Oración:

Que no deje, Señor, que el miedo cierre las puertas de mi corazón a la gran alegría de tu Resurrección.

Acción:

Desea hoy la paz a cuantos se crucen en tu camino.

Los APÓSTOLES están encerrados… aterrorizados… sin paz… Reflejan las adversidades a las que se enfrentan después de la crucifixión de Jesús y en la época  en que el Evangelio fue escrito.

Mas CRISTO infunde confianza, rompe las barreras y aparece en el día primero de la semana…

OFRECE: La PAZ… el PERDÓN… los hace Mensajeros del perdón… El ESPÍRITU SANTO: «Sopla«: recuerda el soplo creador de Dios… LA PAZ: Jesús ofrece tres veces la Paz: «Shallon» (= Paz total).

  • Da la Paz a los apóstoles y los envía como mensajeros da paz.
  • Esta Paz, muchas veces, solo es posible por el camino del PERDÓN.
  • Por esto, Cristo ofrece el Sacramento del Perdón: CONFESIÓN: «A quienes perdonéis los pecados…» Pecadores, una vez perdonados, son enviados a perdonar en el nombre de Dios. 

 ¿Tú ya has hecho  tu confesión pascual?

  • TOMÁS: que no estaba con la Comunidad, quiere pruebas, seguridad: «Ver para creer…»
  • JESÚS: demuestra su «Divina Misericordia«,  cuyo día hoy celebramos: acepta el desafío y va al encuentro del apóstol incrédulo…  
  • TOMÁS: que ha regresado a la Comunidad, encuentra a Cristo Resucitado y hace su profesión de fe: “¡Señor mío y Dios mío!”. Donde encontramos las pruebas de que Jesús está vivo. Quien no participa de la Comunidad no oye el saludo de Paz, no prueba la alegría de la Pascua del Señor, ni recibe el don del Espíritu Santo. Quien no se encuentra con la Comunidad no se encuentra tampoco con Cristo Resucitado.
  • A Tomás y a todos nosotros, Cristo sigue repitiendo: “Dichosos los que crean sin haber visto…»

Acontece el día 1º de la semana: es una alusión al DOMINGO, día en que la Comunidad está convocada a celebrar la Eucaristía: Es en el encuentro con el amor fraterno, con el perdón de los hermanos, con la Palabra proclamada, con el Pan de Jesús compartido, donde se descubre a Jesús Resucitado. Cada Domingo debe ser una pequeña Pascua… en que renovamos nuestro Bautismo, en camino de la Vida Plena… ¿Es «Nuestro Domingo“ en verdad “El Día del Señor?»

La liturgia nos pregunta: 

  • ¿Es nuestra Comunidad el lugar de nuestro encuentro con el Resucitado?
  • ¿En la Comunidad, estamos unidos y perseverantes en el estudio de la Palabra de Dios, en compartir los bienes y en las celebraciones?
  • ¿Vivimos la alegría, la fraternidad, el perdón, la paz, que Cristo resucitado vino a traer, o vivimos cerrados aún en clima de miedo?
  • ¿Podemos, con sinceridad, decir, que Jesús es nuestro “DIOS  SEÑOR»?