Estás aquí: Portada > Hoja Parroquial

Vida Parroquial 3-abril-2011

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

LLEGAR A TIEMPO

Entiendo que no todos los casos ni las situaciones personales son iguales. Sé que es distinto un día laborable que un domingo. Y también reconozco que no todos tenemos las mismas piernas ni caminamos a la misma velocidad.

Vengo observando, y no soy yo solo el que cae en la cuenta de esto, que muchas de nuestras celebraciones se van llenando según van pasando los minutos: que al comienzo estamos poquitos y luego, poco a poco, cada vez somos más. No entro en las razones de cada cual. Simplemente constato un hecho. Sirvan estas líneas, simplemente, para que cada uno de nosotros volvamos otra vez sobre nuestra vida y nos planteemos si damos importancia o no al llegar a tiempo al inicio de la celebración de la Eucaristía. Ya sabemos que la cuaresma es un buen momento para mirarnos por dentro.

Llegar a tiempo, un par de minutos antes, me permite caer en la cuenta, con tranquilidad, de lo que voy a celebrar; me sereno y me sirve de momento de ruptura entre lo que dejo atrás y lo que comienzo; me permite cambiar el chip. No me pierdo, además, los primeros momentos de la celebración, que aunque no son los más importantes, tienen su sentido: el saludo a la asamblea que se reúne en el nombre del Señor, el momento de pedir y recibir el perdón, la oración colecta, la…

Y luego está el sentido de la puntualidad. Llegar a tiempo es en sí mismo un valor: una señal de interés, de cortesía. Si no quiero llegar tarde a una cita, o a mi trabajo, o a una obra de teatro, ¿por qué no lo mismo para llegar a tiempo al inicio de la celebración de la Eucaristía?

Óscar Romano, cmf.

Viernes 1ro de abril de 2011, por Parroquia Ido. Corazón de María

Documentos adjuntos

Agenda
« junio de 2018 »
L M M J V S D
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Próximamente...