Estás aquí: Portada > Noticias

"Trabajad por el alimento que perdura"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Es frecuente la religiosidad infantil; esa insistencia en "prácticas" piadosas que pretenden tener a Dios de nuestra parte, para que nos proteja y nos libre de todo mal: enfermedad, paro, fracaso en los exámenes, buenas cosechas...La Palabra de este domingo nos muestra al Dios que siempre busca nuestro bien, antes de que se lo pidamos.

Cuando Israel está en apuros en el desierto recibe el maná y las codornices para no perecer de hambre. Dios no abandona a los que ha elegido y amado. Moisés recibe la orden del guardar en el Arca de la Alianza una medida del maná junto a las Tabla de la Ley para que el pueblo nunca olvide que Dios estuvo y está de su lado en las pruebas del desierto (1ª lectura). Dios está presente y su eficacia es el alimento que le regala para el camino (viático); presagia el verdadero pan de Dios: Jesús.

El maná no sacia el hambre de vida eterna. Los discípulos de Jesús estamos llamados a una relación no egoísta con Jesús. Es cierto que tendemos a buscar en lo humano la propia salvación. Y es cierto que todo nos deja insatisfecho...aunque tengamos los graneros llenos y planifiquemos aumentarlos; nuestra plenitud no va por aquí; nada nos proporciona la salvación definitiva. La palabra de Jesús nos abre la puerta para salir del laberinto de la insatisfacción: "Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí no pasará nunca sed" (Evangelio). Si le abrimos el corazón con Fe, Jesús nos hace partícipes de su plenitud, de su Espíritu, de su Gracia. Los otros alimentos son relativos, sirven para lo que sirven...pero estamos llamados al encuentro con Él, que nos da el pan de la Vida eterna.

San Pablo nos invita a renovar constantemente nuestros criterios para no volver a estar vacíos: "dejad que el Espíritu renueve vuestra mentalidad" (2ª lectura). Lo corrupto ha pasado; es tiempo de vivir participando en la santidad y justicia de Dios.

Si nuestra salud depende, en gran medida, de lo que comemos, nuestra vida espiritual no depende de "forzar a Dios" con nuestras prácticas piadosas, sino de celebra la verdadera Liturgia, no con los panes ácimos, sino con el Pan bajado del cielo que es Jesucristo, verdadera comida para el cristiano que peregrina hacia el Reino que no se acaba...

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Viernes 31 de julio de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Próximamente...

- Hoja parroquial 3 diciembre

31 de diciembre