Estás aquí: Portada > Noticias

"Tomad, esto es mi cuerpo...esta es mi sangre".

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Emociona constatar la voluntad firme de Dios de hacer Alianza con su pueblo. La historia es Historia de Salvación jalonada por las etapas de Alianza: -creación y Alianza con Noé; -Alianza con Abraham y período patriarcal; -Moisés y Alianza del Sinaí; -período de los Jueces y Alianza de Siquem; -período monárquico y Alianza con David; -después del exilio, Alianza con Esdras; -Jesús de Nazaret y Nueva Alianza (definitiva).

Para que la Alianza sea real y operativa tiene que darse la iniciativa de Dios y el compromiso del pueblo, expresado en el sacrificio de comunión que realiza la armonía con Dios y con los que formamos su Pueblo. La Alianza siempre restablece la paz rota por el pecado, la idolatría, el olvido del Amor de Dios. La Alianza del Sinaí, por ejemplo, restablece el señorío de Yahvé y la cohesión entre familias y tribus de Israel. (1ª Lectura). Pero los profetas denuncian la respuesta imperfecta del pueblo y anuncian una nueva Alianza.

Esa esperanza del "resto" de Israel, alentada por los profetas, se cumplirá en la Pascua de Jesús, el Cristo. La Cena del Señor culmina la Pascua Judía (Evangelio); el cordero pascual es sustituido por el Cordero de Dios; la liberación, es del pecado, porque Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado. El pan es su Cuerpo crucificado y resucitado; el vino es su Sangre que nos libera de la esclavitud del pecado, personal y social.

Hacer creíble su presencia real entre los desheredados es el compromiso de la Eucaristía, si la celebramos en verdad, "en conmemoración" suya. Cristo Resucitado es alimento de vida eterna para todos, especialmente para los que sufren. Evitemos celebraciones rutinarias, mecánicas, "mágicas". Nuestro "amén" al "por Cristo, con Él y en Él..."nos compromete a hacer real su presencia en la convivencia fraterna de todos, basada en la justicia y en el respeto a todos. ¡Hay tanto por hacer!, ¡hay tanto pan que sembrar y repartir!, ¡hay tanta estructura de pecado que cambiar!, ¡hay tantos corazones por nacer al Evangelio!. No es suficiente con soñar una economía al servicio de la persona...el Señor nos urge pasar a las obras que cambien nuestros valores, aunque sea a pequeña escala. Muchos hacemos mucho por su Espíritu. Comencemos nosotros, los asiduos a la Eucaristía.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Viernes 5 de junio de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« octubre de 2017 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...

- Cursillos prematrimoniales

5 de noviembre