Estás aquí: Portada > Noticias

"Sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor".

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Cada día experimentamos la presencia y los efectos del pecado en el corazón de cada uno y en los grupos sociales; su origen está en querer ser como Dios, en no aceptar ser su creatura predilecta, su imagen y semejanza (Gn. 1 y 2). La raíz del pecado es amarse a sí mismo sobre todas las cosas y personas; la consecuencia es la ruptura de la armonía con el prójimo y con la naturaleza creada por Dios; pecado es ser autosuficiente, vivir fuera del corazón de Dios, vivir sin amor...cuando muchas personas conviven así el fruto es la injusticia, el atropello de los débiles, la violencia...en estas sociedades predomina la búsqueda de la felicidad en los bienes materiales, de los que nunca tenemos suficientes; en estas sociedades nos ocupa y preocupa llenar el vacío con más riquezas que no calman la sed de felicidad, propia de personas. ¿Cómo salir de este laberinto de equivocaciones?.

El encuentro de Jesús con la mujer pecadora es profunda catequesis de Misericordia: "sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor; pero al que poco se le perdona, poco ama. Y a ella le dijo: tus pecados están perdonados." (Evangelio). El Dios de Jesús libera y salva del pecado. del miedo, de la angustia que genera nuestra debilidad...El perdón de Dios nos transforma si amamos, si reconocemos nuestro pecado y lloramos lagrimas sinceras de arrepentimiento y propósito de la enmienda, como el rey David (1ª lectura).

Nos justifica la muerte y la resurrección de Jesús (2ª lectura). Por el bautismo participamos en su muerte al pecado y en su resurrección a vida nueva en el Amor. Este nacer de nuevo está expresado en esta invitación: "No te calles un TE QUIERO; no te guardes UN ABRAZO; no temas PEDIR PERDÓN; no pierdas la oportunidad de demostrar TU CARIÑO; no olvides que la vida son MOMENTOS" y estos le dan SENTIDO A LA VIDA".

Nuestra verdadera edad no son los años sino el tiempo que hemos amado; cada día es una oportunidad para amar, pedir perdón o perdonar...las prisas, el respeto humano, las adiciones que deshumanizan pueden convertir nuestra vida en existencia equivocada, vacía. Tenemos delante de nosotros el camino de la vida-amar o el camino de la muerte-sin amar. La elección es nuestra, como desde el principio.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Sábado 11 de junio de 2016, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« julio de 2018 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...