Estás aquí: Portada > Noticias

"Quédate con nosotros porque atardece"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Cuando hacemos proyectos pastorales nos preocupa cómo proceder para que "Dios sea conocido, amado, servido..." (S. Antonio Mª Claret). El camino de Emaús es modelo para la misión de la Iglesia y para la Celebración Eucarística de hoy.

Jesús no apabulla a los dos discípulos que emprendieron el camino del olvido, huyendo de Jerusalem; no les aturde diciéndoles que Él es el Resucitado...no suelta "su Verdad" nada más llegar; les pregunta: "¿qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?" (Evangelio). Es el inicio de una catequesis magistral porque arraiga en la situación de las personas, porque escucha la hondura de su tristeza y desilusión. El tercer caminante les ilumina y enciende...une la esperanza de los profetas de la Antigua Alianza con la realización de la Nueva Alianza que ha comenzado en Jerusalem. Hubo Palabra, hubo conversación, hubo recuerdo...sólo faltaba la meta de la Fe: la fracción del pan: "a ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron" Resucitado. Su entusiasmo les impulsa a desandar el camino, volver a la Comunidad y "contaron lo que les había pasado por el camino". La Alegría de la Pascua no es para guardarla, es para contagiarla...somos testigos si le reconocemos en la celebración de la Eucaristía.

Después de Pentecostés, que culmina la experiencia pascual de los discípulos, Pedro prolonga el Anuncio con la Catequesis de Pentecostés: parte de los hechos: "Os hablo de Jesús Nazareno...lo matasteis en una cruz. Pero Dios lo resucitó". (1ª Lectura). Y les cita el salmo 15, muy conocido por los judíos: "me has enseñado el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia".

La 2ª Lectura se dirige ya a los creyentes, que han aceptado el testimonio de los Apóstoles: La muerte de Cristo fue como la inmolación del cordero por los pecados. Cristo es el Cordero santo. Nos rescata con su sangre; nunca se lo podremos agradecer suficiente, sólo con la Fe y el amor agradecido. El es nuestra Esperanza.

Oremos: Quédate, Jesús, que se hace tarde; guardaremos, sí, tus palabras, queremos ser tus amigos, compartiremos el vino y el pan; te abrimos las puertas del corazón, de la familia, de la parroquia...necesitamos comer tu Cuerpo Resucitado para mantener la Vida y la Esperanza.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Sábado 29 de abril de 2017, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« octubre de 2017 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...

- Cursillos prematrimoniales

5 de noviembre