Estás aquí: Portada > Noticias

"Quedaos en la ciudad hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Lucas, el evangelista, presenta el ministerio de Jesús, como una ascensión de Galilea a Jerusalén; la geografía del lugar avala este recurso literario. Comienza el libro de los Hechos (1ª lectura) con el resumen de la misión de Jesús que culmina con su Ascensión a los cielos.

La subida de Jesús a los cielos es el nuevo Éxodo que el Evangelista prefigura en diversos momentos de la vida pública de Jesús: la Transfiguración en el Tabor, el anuncio de la venida final y la entrada en la gloria definitiva. La celebración eucarística "culmina" en la memoria de la pasión, resurrección y "gloriosa ascensión" de Cristo. Él nos comunica la "fuerza" del Espíritu para llevar a cabo nuestra misión universal.

Lucas separa claramente la Resurrección y la Ascensión. La fe en el Resucitado necesitó un proceso dilatado en el tiempo. Los encuentros con el Resucitado terminan con su Ascensión: los Apóstoles, reconfortados con la bendición del Señor, vuelven gozosos a Jerusalén, a esperar la promesa del Padre (Evangelio); entonces comenzará su misión de testigos del Evangelio que salva.

El apóstol Pablo sintetiza las etapas de la salvación realizada por Cristo: (2ª lectura)

-Hace que el Padre sea conocido y ordena la vida hacia los bienes futuros, eternos.

-Hace presente el poder del Padre en toda la Creación, hasta el punto de que el hombre redimido está por encima de las jerarquías angélicas de la mentalidad judía.

-Y realiza el pleno dominio de Cristo sobre toda la creación y queda constituido en cabeza de la Iglesia que es su cuerpo visible, "plenitud del que lo acaba todo en todos".

El salmo 46 es la alabanza de Israel a Yahvéh porque hace posible la marcha de los repatriados que vuelven de Babilonia libres, cantando "al son de trompetas" porque van a reconstruir el Templo y Dios es emperador de todos los pueblos. Los cristianos acompañamos a Jesucristo que preside la procesión de los redimidos que, desde el destierro de nuestra sociedad, subimos con el Resucitado a la plenitud del Reino. Él tira de nosotros, como la cabeza del cuerpo; vivimos con las primicias del Reino que anunciamos a todos los pueblos, aunque todavía no hemos llegado a la plenitud. Estamos en Éxodo, en subida hacia la Meta.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Viernes 6 de mayo de 2016, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Próximamente...

- Hoja parroquial 3 diciembre

31 de diciembre