Estás aquí: Portada > Noticias

"Que os améis unos a otros como yo os he amado".

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Las últimas voluntades expresan lo más valioso de las personas, su identidad más profunda que han ido acrisolando con sus crisis y encrucijadas a lo largo de su vida. La sobremesa de la última Cena de Jesús con sus apóstoles recoge los valores y los ideales de Jesús antes de vivir su "Hora": la muerte en Cruz y la Resurrección. El Maestro nos deja su Testamento, sus últimas voluntades (Evangelio).

Judas acaba de abandonar el cenáculo; su traición va a servir para que Dios "sea glorificado en el Hijo del Hombre" porque ha venido a revelar a los hombres el amor del Padre y su propio amor a todos, hasta el extremo. La muerte de Jesús crea una situación nueva para los discípulos; para su ausencia Jesús les deja una enseñanza: el amor del Padre que se encarna en Jesús se debe hacer presente entre los discípulos; "os doy un mandato nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado". Esta es la señal de que somos sus discípulos y la condición para que Él permanezca con nosotros "todos los días hasta efin del mundo". El amor fraterno es la presencia nueva de Jesús entre nosotros.

"Atravesar la puerta de la fe supone emprender un camino que dura toda la vida" (Benedicto XVI). Es un camino "misionero", como el de Pablo y Bernabé que decían "que hay que pasar mucho para entrar en el Reino de Dios" (1ª lectura). Regresaron a Antioquía llenos de alegría por lo que Dios había hecho con los gentiles por medio de su ministerio y predicación misionera.

El salmo 144 es un himno de alabanza a Dios por sus bondades para con todos. La mayor bendición es la Resurrección de Cristo, primogénito de una humanidad nueva; surge espontánea nuestra plegaria hoy: " te ensalzaré, Dios mío, mi rey, porque eres cariñoso con todas tus criaturas".

La Jerusalén nueva es el nuevo pueblo de Dios del Nuevo Testamento (2ª lectura). El primer mundo ha pasado (Antigua Alianza9; surge un mundo nuevo porque Dios ha puesto su morada "con los hombres: acamparé entre ellos; ellos serán su pueblo y Dios estará con ellos". En la Nueva Alianza, el Padre comparte los sufrimientos y esperanzas de su pueblo; en nombre de Jesús Resucitado realizará la victoria sobre el pecado y la muerte, "no habrá ni llanto, ni luto, ni dolor". Es promesa de futuro; con el Espíritu del Resucitado haremos un presente en el que la soberanía de Dios hará visible esta tierra nueva prometida; "somos lo que seremos" si caminamos con el Señor haciendo la tierra cielo.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Sábado 23 de abril de 2016, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Próximamente...

- Hoja parroquial 3 diciembre

31 de diciembre