Estás aquí: Portada > Noticias

"Qué hacéis ahí plantados mirando al cielo?"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

En nuestro interior surgen, con frecuencia, preguntas: ¿hacia dónde vamos?, ¿cuál es la última meta?. El evangelio de S. Juan nos ayuda a vislumbrar la respuesta porque engloba la Pasión, Resurrección y Ascensión en un solo momento que revela Jesús: "la vuelta al Padre". Su partida no es fuente de tristeza para los discípulos porque hay una corriente de vida que no se agota: Padre- Hijo-discípulos. No perdemos el gozo de la Pascua porque, a pesar de la ausencia de Jesús, todo continúa, el Reino de Dios sigue creciendo porque el Padre nos protege, porque enviará al Espíritu Santo, defensor-abogado-sabiduría-brisa...Jesús "consagra" a sus discípulos para que continúen su misión aunque haya persecuciones. Estamos urgidos a "proclamar el Evangelio", acompañados de estos signos: "echarán en mi nombre demonios, hablarán lenguas nuevas...impondrán las manos aa los enfermos y quedarán sanos". (Evangelio)

. La Ascensión es el Éxodo definitivo: retorno al Padre, entrada en la gloria definitiva, es la consumación del sacerdocio de Cristo y la condición para que nos envíe el Espíritu Santo prometido. Evitemos la parálisis y el miedo ante las dificultades. Miremos a la tierra para construir el Reino; el contacto con el Señor glorificado nos hace testigos de su triunfo, en el que todos participamos si creemos que el Cristo, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo y "que volverá como le habéis visto marcharse" (1ª lectura).

El proceso de salvación lo presenta S. Pablo con estas etapas: -Cristo hace que el Padre sea conocido y orienta la vida humana hacia los bienes futuros. -Hace presente el poder del Padre en toda la creación, poder que lleva a la resurrección y dignidad de la persona humana. -Este poder culmina en Cristo que domina la creación, lo llena todo en todo y es constituido cabeza de la Iglesia. Con su poder asciende a los cielos y señala el destino de todo hombre y mujer (2ª lectura).

"Dios asciende entre aclamaciones...porque Dios es el Rey del mundo" (Salmo 46). Te vas, Señor, y te quedas; "sin tu mirada- escribe Javier Leoz- nuestras miradas caerán hacia el suelo, sin tus manos nuestros ideales se cruzarán de brazos..sin tu corazón, nuestros amores serán necios o mezquinos".

Jaime Aceña Cuadrado cmf.

Viernes 15 de mayo de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« agosto de 2018 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Próximamente...