Estás aquí: Portada > Noticias

"Preparad el camino del Señor"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

¿Cómo emprender la marcha hacia el Señor?. El frenesí de nuestro ambiente se dirige al descanso, a los grandes almacenes para comprar, para regalar...el ruido y las prisas nos impiden preparar el camino al Señor. Hagamos silencio para escuchar a los profetas-guías del Adviento.

Jerusalén simboliza el destino del Pueblo elegido; tras el desastre del destierro a Babilonia (año 587 a. de C.), la visión profética de Baruc describe una nueva Jerusalén en la que se expresa la Salvación mesiánica futura con nuevos nombre: " Paz en la justicia, gloria en la piedad" (1ª lect.). Dejemos lutos y depresiones de tristeza; pongámonos en pie porque Dios nos guía por la senda de la verdad, "a la luz de su gloria, con su justicia y su misericordia". Esta Jerusalén nueva es figura de la Iglesia, en la que nacemos a la Salvación porque nos lleva al encuentro con el Salvador.

La predicación de Juan el Bautista anuncia el último ofrecimiento de salvación, con una condición: convertirse. La señal de que se acepta esta conversión es el Bautismo: "preparad el camino del Señor, allanad sus senderos...y todos verán la salvación de Dios" (Evangelio). Esta predicación me llega al alma si me planteo sinceramente: ¿qué caminos torcidos hay en mi vida?; ¿qué caminos puedo ayudar a construir para que florezca la esperanza en esta sociedad en la que vivo?; ¿cómo enderezar caminos para que llegue el Reino de Dios?. El Señor que viene puede cambiar nuestra suerte: Con Él brotan la alegría y suenan cantares de Paz.

"Siempre que rezo por vosotros lo hago con alegría...que vuestro amor siga creciendo más y más hasta que lleguéis al Día de Cristo...cargados de frutos de justicia" (2ª lectura). Lo que escribe S. Pablo a los cristianos de Filipo es el camino para salir al encuentro del Salvador: oración-amor-justicia-. El Papa Francisco concreta el camino en las obras de Misericordia, corporales y espirituales. Estas obras brotan de la actitud continua de Conversión que nos puede madurar como personas y salvar la convivencia social y la relación de los pueblos, amenazada hoy por el terrorismo y la guerra. La fuente de la Paz mana en el interior de las personas y en sus relaciones concretas.

Nos identificamos con el salmo 125: "al ir, iban llorando, llevando la semilla, al volver, vuelven cantando, trayendo sus gavillas"..."el Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres". Podemos repetirlo, como una letanía, mientras allanamos el camino:rebajamos nuestro orgullo y elevamos los valles nuestra tristeza. La alegría que viene del Señor nos hace fuertes para la conversión.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Viernes 4 de diciembre de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« agosto de 2018 »
L M M J V S D
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Próximamente...