Estás aquí: Portada > Noticias

"Dame de beber"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

"Dame de beber"

La sed, el agua, el hambre... son las amenazas mayores a la convivencia pacífica de los pueblos; algunos sociólogos pronostican tensiones graves en un futuro próximo por la escasez de agua, más vital que el petróleo.

La sed y el agua están muy presentes en la Biblia: en la historia del pueblo de Israel y en la salvación que inaugura Jesús. En el desierto el pueblo sediento murmura contra Moisés; Dios mantiene la Alianza, hace brotar agua de la roca (1ª lectura). La acción de Dios va más allá de calmar la sed fisiológica; mantiene su amor y fidelidad.El agua simboliza las bendiciones de Dios y el don del Espíritu que renueva la vida de Israel.

El encuentro de Jesús con la samaritana en el brocal del pozo de Jacob, es un proceso de fe (Evangelio). Las etapas de la catequesis están recogidas en este diálogo de fe, que tiene cuatro momentos o etapas:

1.-Comparten una situación humana: los dos tienen sed. Es Jesús quien inicia la conversación: "Dame de beber".Surgen los prejuicios que impiden afrontar a la mujer la verdad de su situación personal: "¿cómo tú siendo judío me pides de beber a mí que soy samaritana?". 2.-Jesús aporta su Palabra para iluminar y desbloquear la situación: "si conocieras el don de Dios...el que bebe de esta agua vuelve a tener sed...el que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed". 3.-La mujer afronta la verdad de su vida ante Jesús: "Señor, veo que tú eres un profeta"...El futuro será nuevo para judíos y samaritanos: "Dios es espíritu y los que dan culto deben hacerlo en espíritu y en verdad". 4.-La mujer deja el cántaro vacío, (símbolo de su pasado) y va a su pueblo a anunciar a la gente: "venid a ver un hombre que me ha dicho lo que he hecho; ¿será este el Mesías?".

Durante la cuaresma puedo encontrarme con Jesucristo y revivir estas cuatro etapas de la samaritana: Compartir mi encrucijada humana actual con el Maestro, acoger su Palabra que me sorprende, afrontar la verdad de mi vida (conversión), nacer de nuevo y anunciar lo que "he visto y oído" a los que me rodean. El agua que Jesús me da es su Espíritu. Ya puedo ser testigo de los nuevos tiempos, del Evangelio.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Jueves 20 de marzo de 2014, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« julio de 2018 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...