Estás aquí: Portada > Noticias

"...No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Las noticias recogen enfrentamientos entre grupos humanos, razas, partidos políticos...en la convivencia unos tienen más oportunidades que otros, unos colectivos con más facilidades para entrar en el mercado laboral que otros; ¿cómo actúa Dios?, ¿clasifica a las personas hasta el punto de tener preferencias?. La Palabra de este Domingo XXVIII del T. O. nos deja clara la respuesta: Dios no hace acepción de personas. Meditemos con sosiego las lecturas.

En tiempos del profeta Eliseo el leproso Naamán, el sirio, es sanado por bañarse siete veces en las aguas del Jordán (1ª lectura). El proceso de fe de este extranjero retrata nuestra relación con Dios: pasa de la duda a la confianza en el Dios de Israel; su adhesión es sincera, cordial y confiesa públicamente que el Dios de Israel es el único Dios verdadero. En este proceso de fe es necesaria la mediación del profeta, que es ejemplar porque no trafica con las cosas sagradas. ¿Confío cordialmente en Dios?.

Otros diez leprosos van al encuentro con Jesús, el Profeta, y de lejos le hacen esta súplica: "Jesús, maestro, ten compasión de nosotros" (Evangelio). Su lejanía y el mandato de Jesús de presentarse todos a los sacerdotes están de acuerdo con la ley recogida en Levítico 13. "Y mientras iban de camino, quedaron limpios". Un extranjero, samaritano, vuelve a dar gracias a Jesús. De su encuentro deducimos que condición esencial para buscar a Jesús y seguirle es la GRATITUD o la Fe Agradecida: "levántate" (para seguirme), "tu fe te ha salvado" (me reconoces como Maestro y Mesías, por eso me suplicaste tu sanación-Salvación).

El salmo 97 es plegaria agradecida porque Dios ofrece la Salvación a todos, sin distinción de origen: "el Señor revela a las naciones su justicia...los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios, aclama al Señor tierra entera". ¿Comparto el entusiasmo y la gratitud de los liberados?.

Ser cristiano no es cumplir normas, sino permitir a Jesucristo ser el fundamento, centro y meta de mi vida. S. Pablo le apremia a Timoteo: "acuérdate de Jesucristo resucitado de entre los muertos" (2ª lectura). Tendremos luchas, cruces, pero insiste el Apóstol: " si morimos con Él, viviremos con Él; si perseveramos, reinaremos con Él". Vivir en Cristo es la cumbre de la sanación-Salvación. ¿Reconozco mi lepra?, ¿confío en este Médico hasta abrirle sinceramente mi corazón para que sea mi Señor y mi Meta?.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Sábado 8 de octubre de 2016, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« octubre de 2017 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...

- Cursillos prematrimoniales

5 de noviembre