Estás aquí: Portada > Noticias

" Los últimos serán los primeros y los primeros los últimos"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Cualquier hora es buena para volver a Dios, para trabajar en su viña. El Señor siempre nos busca, aunque los caminos y proyectos del Señor no coinciden con los nuestros. Para encontrar a Dios hay que aceptar que Él es el Señor, el origen y el destino de nuestra vida.

Hay tiempos oportunos para ´buscar a Dios: salir de una enfermedad grave y volver a vivir, enamorarse, reconciliarse con un familiar o con un amigo...para el pueblo de Israel, la vuelta del destierro (1ª lectura). Convertirse al Señor es abandonar los caminos "malvados" y los pensamientos "criminales" porque "nuestro Dios es rico en perdón".

Todos somos invitados a trabajar en su Viña, símbolo de Reino de Dios (Evangelio). Para comprender al Dueño de la Viña, tengo que abandonar mis pesos y medidas, mi contabilidad miserable, mis juicios humanos...El Dueño desbarata nuestros criterios cuando los últimos reciben el mismo salario que los que llevan trabajando todo el día; el corazón tiene razones que la mente no comprende. "¿Vas a tener tu envidia porque yo soy bueno?". La justicia de Dios es "nueva" y no coincide con la justicia humana.

La oración cristiana arranca de la contemplación de las obras del Señor, de su amor, de "su cariño con todas sus criaturas" porque "el Señor está cerca de los que lo invocan", (Salmo 144).

S. Pablo escribe desde la cárcel a los Filipenses (2ª lectura). Es la hora definitiva; su verdad y su hondura apostólica nos la ofrece; "para mí la vida es Cristo y una ganancia el morir". Su amor de apóstol está partido: el deseo de morir para estar con Cristo o la pasión de quedarse para seguir anunciando el Evangelio con los hermanos. Pero su cuerpo pertenece a Cristo, Por el Bautismo y la Eucaristía nuestro cuerpo pertenece a Cristo ; S. Pablo nos invita a glorificar a Cristo con nuestro cuerpo en la vida diaria -con el apostolado- o en la muerte, que es ganancia por encontrar a Cristo, tan amado, tan añorado. No importa la recompensa, sólo le importa y le mueve el Amor a Cristo y a los hermanos.

Los cristianos de siempre, "los buenos", ¿cómo reaccionamos ante los comportamientos de Dios?. Siempre sorprende.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Jueves 18 de septiembre de 2014, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« octubre de 2017 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...

- Cursillos prematrimoniales

5 de noviembre