Estás aquí: Portada > Noticias

LOS FIELES DIFUNTOS

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

En este día los cementerios se llenan de flores y visitantes. ¿Tiene sentido acordarnos de los muertos, rezar por ellos? Los vivos existimos por el amor de personas fallecidas hace poco o mucho tiempo. Nos han dejado tanto en herencia: los valores culturales, las costumbres que los envuelven, el arte, la sabiduría de la vida, la fe en Cristo Resucitado...El recuerdo brota del corazón agradecido. Al pensar en ellos, aprendemos de sus errores y de sus aciertos.

Como discípulos de Jesús aprendemos que en el camino de la vida se nos acerca un "desconocido", entabla conversación con nosotros, va al fondo de nuestras penas y depresiones, nos explica las Escrituras...nos agrada su compañía porque vive lo que dice, no es corrupto, es sincero y sencillo; nos sale del alma invitarle a cenar y le reconocemos cuando parte el pan y pronuncia las palabras arcanas que S. Pablo ha recibido en el principio de la tradición apostólica. Su Palabra y el Pan que nos reparte le hacen presente cuando nos reunimos en su nombre. Le escuchamos y le comemos porque está vivo y ha resucitado. Esta celebración la vivimos hoy en comunión con nuestros difuntos, que han muerto y resucitado con Él "porque el Padre nos ha reconciliado por medio de nuestro Señor Jesucristo" (2ª lectura).

Dos frutos de la Sabiduría del Espíritu florecen hoy en esta conmemoración: la vigilancia y la fe. La vigilancia es la actitud del que ama y vive sin temor la vuelta del Amado. Morir es abrir la puerta para consumar el Encuentro tan añorado (José Luis Martín Descalzo). Y la fe porque Jesús nos asegura que el que cree en Él "tiene vida eterna" (Evangelio), Alimentamos la fe con la Palabra, la comunión del Pan de Vida que nos hace hermanos y el compromiso por la justicia y la vida digna de nuestros compañeros de camino.

El dolor atenazó a Job, pero puso su confianza en el Dios que vence al mal (1ª lectura). El dolor no puede aniquilar el amor y la esperanza en el Dios de la vida. Lo madura, pero no lo aniquila. Es la experiencia de Jesús: "Padre, ¿por qué me has abandonado?"..."Padre, a tus manos encomiendo mi Espíritu".

Conmueve, hasta lo más profundo, escuchar a personas de la parroquia que antes de morir dicen a su familia: "que se cumpla la voluntad de Dios". Viven y mueren con el Espíritu de Jesús. Su testimonio nos lleva a la gratitud y a seguir su ejemplo; por eso oramos y ofrecemos la intención por ellos en la Eucaristía.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Jueves 30 de octubre de 2014, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Próximamente...

- Hoja parroquial 3 diciembre

31 de diciembre