Estás aquí: Portada > Noticias

"Esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir".

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

El cultivo del propio cuerpo es más insistente en la publicidad ambiental que el sacrificio por los demás, como fuente de felicidad y bienestar. Pero constatan los sociólogos que los pueblos opulentos son menos felices que los que se ayudan a sobrevivir en culturas más primitivas. En aquellos son más numerosos los suicidios, las depresiones, las cardiopatías...La Liturgia cristiana une la celebración con la vida; o hacemos la ofrenda de nuestra vida en el culto que celebramos o es un culto vacío, no cristiano; esta es la cuestión.

Jesús, sentado enfrente del arca de las ofrendas del Templo de Jerusalén, observa a la gente (Evangelio). Nos enseña lo nuevo: no se identifica con el culto de los fariseos, sino con la ofrenda de la pobre viuda: "esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir". Celebrar la Eucaristía exige ofrecer nuestra vida con la de Jesús y con los hermanos para dar gracias al Padre y ser fermento del Evangelio del Reino. No es cristiana la celebración que separa la vida real de la liturgia eucarística. Son cristianos los Sacramentos que se celebran desde la vida y para la vida.

Elías es un Profeta que solo encuentra fuerzas por la Fe en Dios; es perseguido, huye...pero no duda nunca de la fidelidad de Dios; al entrar en Sarepta entabla conversación con una pobre viuda; le pide de beber; ésta queda impresionada por la fe y la coherencia del Profeta y le da lo poco que tiene para ella y su hijo. Por fiarse de la promesa de Dios, "ni la orza de harina se vació, ni la alcuza de aceite se agotó". La hospitalidad y la fe en la promesa alejan la muerte del hogar de esta viuda de Sarepta.(1ª lectura).La ofrenda no sólo se hace en el Templo; también se puede hacer en la vida ordinaria, incluso en circunstancias difíciles.

El Señor siempre corresponde a nuestra entrega: "sustenta al huérfano y a la viuda y trastorna el camino de los malvados" (Salmo 145).

Jesucristo suplanta al sacerdocio levítico; frente a los levitas Él es el Hijo de Dios, santo, sin pecado (2ª lectura). Su sacrificio lo ofrece de una vez para siempre, capaz de salvar a los que por Él se acercan a Dios; destruye el pecado y nos lleva a vivir con la esperanza inquebrantable en su Señorío sobre la historia, porque no viene a condenar, vendrá a juzgarnos de obras de amor o de egoísmo. Si hemos amado reinaremos eternamente con Él. Es saludable meditar en estas verdades. Estamos en Noviembre.

Jaime Aceña Cuadrado cmf.

Jueves 5 de noviembre de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« diciembre de 2017 »
L M M J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Próximamente...

- Hoja parroquial 3 diciembre

31 de diciembre