Estás aquí: Portada > Noticias

"Esforzaos en entrar por la puerta estrecha"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

"Con el paso de los años el mundo se oscurece" afirma Robert Redfort a sus ochenta años cumplidos. Las preguntas últimas engloban la curiosidad por conocer el final de la vida personal y la meta última de la historia. En la subida de Jesús a Jerusalem, por el camino, " uno le preguntó: Señor, ¿serán pocos los que se salven?". (Evangelio).El Maestro no responde directamente, sino que ofrece las condiciones para salvarse: luchar por la salvación y reunirse en comunidad "católica" de Oriente y Occidente, del Norte y del Sur. No vale decir al Señor "que hemos comido y bebido contigo"..."los últimos serán primeros". La Asamblea litúrgica de cada domingo es salvadora si acogemos el don de la Gracia, si nos esforzamos en ser dóciles al Espíritu, no buscamos los asientos de honor, superamos prejuicios y acogemos a los que vienen de lejos, aunque sean los últimos. En una Asamblea así acontece la Salvación.

El mensaje de Isaias concuerda con el Evangelio; la división de los hombres en lenguas, naciones, y razas es uno de los signos del pecado. Es el triunfo de la dispersión sobre la cohesión, del egoísmo sobre el amor. Un signo del poder de Dios y de la salvación que actúa en la historia es la reunión de los hombres y pueblos (1ª lectura), "vendrán para ver mi gloria".

La vida de fe nos exige esfuerzo bajo el ejemplo y la guía de Jesús; la Salvación es fruto del ejercicio continuo por corresponder al amor de Dios. En el camino de la fe Dios actúa como un padre que corrige a su hijo (2ª lectura). Corrige a quien ama; esta realidad espiritual la ilustra un refrán conocido: "quien bien te quiere te hará llorar". Esforzarse por entrar por la puerta estrecha comporta aceptar la corrección "que nos da una vida en paz y honrada" y nos hace caminar "por una senda llana". ¿Qué nos puede cerrar la puerta del Reino de Dios?; ¿qué puede hacer que merezcamos el reproche "no sé quiénes sois"?: la Palabra de este domingo responde que "el buenismo", denunciado por el Papa Francisco; o la vida cristiana caracterizada por lo que Bonheffer llama "gracia barata", fe rutinaria, sin lucha por cambiar; nos cierra la puerta del Reino conocer el mensaje de Jesús y vivir como si no le hubiéramos conocido, a sabernos el Evangelio y no cambiar valores ni costumbres. Jesús denuncia este cristianismo asosado: "esforzaos en entrar por la puerta estrecha". No domestiquemos el Evangelio; no lo reduzcamos a folklore, a costumbres que no cambian la vida.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Jueves 18 de agosto de 2016, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« mayo de 2018 »
L M M J V S D
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Próximamente...