Estás aquí: Portada > Noticias

"Entonces dirá el Rey...tuve hambre y me disteis de comer"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

A lo largo de la historia es cíclica la urgencia de un cambio en la convivencia y en las relaciones del poder con el pueblo; esta urgencia de cambio está presente en la sociedad civil y en la historia sagrada. Fracasada la experiencia de la monarquía en Israel, que se derrumba del todo con el destierro, el Señor anuncia otro Reino futuro; estos son los compromisos de Dios con su pueblo:

-será el mejor de los pastores porque buscará a la oveja perdida "siguiendo su rastro"..."yo mismo apacentaré a mis ovejas" (1ª lectura).
-"me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas, me guía por el sendero justo", "y habitaré en la casa del Señor"(salmo 22).

Si nos preguntamos: "¿quién va a dominar la historia, quién va a tener la última Palabra?...En la fe que acepta la Revelación encontramos la respuesta: Jesucristo es el alfa y la omega, el principio y el fin de todo lo creado. En nuestra conciencia florece el temor al Juicio final. La Celebración de Cristo, Rey del Universo denuncia nuestros errores:

-Denuncia que olvidamos que el Reino de Dios "está dentro de nosotros" y que lo hacemos presente con las obras de cada día.
-El día del Juicio ya estará todo decidido; El Juicio acontece cada día por las obras de misericordia; nos encontramos con Cristo Rey si buscamos al descarriado, si tenemos tiempo para escuchar y acoger al empobrecido, al fracasado; si visitamos al enfermo, vestimos al desnudo y damos de comer al hambriento (Evangelio). Jesucristo vive y nos espera en estos colectivos. Tenemos el peligro de vivir en vano si damos la espalda a estas personas que no importan. La misericordia triunfa sobre el Juicio.

San Pablo pone, como fundamento del triunfo final de los cristianos, la Resurrección de Cristo (2ª lectura). Todo se someterá al Resucitado hasta que Dios "sea todo para todos".

Hoy nos puede decir Cristo-Rey: "me doy cuenta, dolorosamente, que cada vez que tropezáis con un miserable que no anda por la calle con cara de rey, no me reconocéis, y os cuesta pararos a interesaros por él...encontráis repugnancia para tratarme como Rey en estos desafortunados; yo quería quitaros de vuestras conciencias el miedo al juicio final; pensé que os sentiríais honrados porque todo depende de vosotros, porque me podéis ayudar a ser Rey....¿me ayudas tú?".

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Jueves 20 de noviembre de 2014, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« mayo de 2018 »
L M M J V S D
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Próximamente...