Estás aquí: Portada > Noticias

"Él bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad".

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

La familia es célula muy sensible en la sociedad. Muchas se unen en asociaciones porque nuestros gobiernos no protegen la familia ni el origen de la vida. Bastantes hacen de la familia bandera para atacar las políticas sociales al uso o fundar partidos políticos, que después de las elecciones, comprobamos que no tienen representación parlamentaria.

La Liturgia del domingo, dentro de la octava de Navidad, nos lleva al hogar de la familia de Nazaret: José, María y Jesús (Evangelio). Ellos conviven según la mejor tradición familiar judía. Honrar a los padres equivale al sacrificio cultual expiatorio de los pecados (1ª lectura). Quien cumple sus deberes filiales se atrae las bendiciones de Dios: riqueza, larga vida, perdón de los pecados.

La familia de Nazaret sufre las sacudidas sociales de su entorno: persecución del tirano Herodes, huida a Egipto...Pero, como ocurre en las familias de hoy, surge una fuerte crisis interna cuando Jesús cumple doce años. Nos recuerda los choques generacionales de nuestras familias. El adolescente Jesús decide quedarse en el Templo, con los doctores de la ley, sin permiso de sus padres. ¿Cómo reaccionan José y María?: es evidente su profundo amor por Jesús: "se volvieron a Jerusalem en su busca"...al encontrarlo después de tres angustiosos días le corrige su madre, con amor y reproche a partes iguales: "Hijo, ¿por qué nos has tratado así?. Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados". Jesús tiene sus razones que sus padres no comprenden. Del final conocido de este diálogo, aprendemos que los choque generacionales pueden hacer más fuerte la convivencia familiar si se dan estos supuestos: -No se pierde el amor de padres e hijos durante el conflicto. -Se habla buscando conocer y comprender lo nuevo que ha surgido en la convivencia: "hijo, por qué...? Y la respuesta del hijo: "¿por qué me buscabais?, ¿no sabíais que yo...?". -Esfuerzo sincero de comprensión: "su madre conservaba todo esto en su corazón". Y Jesús "bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad". La naturaleza humana y la divina de Jesús caracterizan sus relaciones filiales con sus padres y con el Padre.

Quizá en nuestras familias y comunidades no se afrontan los conflictos con tiempo y diálogo sereno, respetuoso. San Pablo proyecta luz sobre esta cuestión; lo que escribe orienta nuestra convivencia familiar y eclesial (2ª lectura). La vida familiar en el Pueblo de Dios debe estar presidida por el Amor; la Paz de Cristo es el árbitro que dirime los conflictos ordinarios, es decir, la concordia de los miembros de Cristo es más fuerte que los enfrentamientos y discordias; el criterio en la convivencia es la Palabra de Dios; la enseñanza-catequesis, la oración y alabanza alimentan la espiritualidad familiar.

Hagamos silencio para preguntarnos en familia y en comunidad: ¿qué lugar ocupa la Palabra de Dios en nuestra convivencia?. ¿Prevalece la Paz de los miembros del Cuerpo de Cristo o nos mueven otros intereses?.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Sábado 26 de diciembre de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« julio de 2018 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...