Estás aquí: Portada > Noticias

"El Espíritu empujó a Jesús al desierto"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Sabemos que Cuaresma es el tiempo litúrgico de cuarenta día que nos lleva hasta la Eucaristía vespertina del Jueves Santo (Triduo Pascual).. Durante esta temporada la Palabra de Dios nos va a llevar a la fuente de nuestra vida cristiana para que volvamos a beber y calmar nuestra sed. Hoy el diluvio y el desierto aportan dos símbolos de lo que somos como discípulos de Jesús. El diluvio antecede a la restauración de la armonía de la persona humana con la Creación expresada con el Arco Iris..."y el diluvio no volverá a destruir a los vivientes" (1ª Lectura)

El agua remansada nos introduce en las aguas bautismales, sanadoras. En tiempos de Noé fueron pocos los que se salvaron. Pero "Cristo murió... el inocente por los culpables para conducirnos a Dios" (2ª lectura). Estamos salvados si nacemos de nuevo y vivimos "en el Espíritu que empujó a Jesús al desierto" (Evangelio).

El desierto simboliza la vida del que sigue a Jesús y se deja guiar por el Espíritu: se desprende de lo superfluo; encuentra su fuerza en su interior porque está "habitado"; padece las trampas del tentador para que muera, para que viva sin Dios; descubre en su interior el manantial de agua que salta hasta la vida eterna; encuentra apoyo en la vida fraterna de los que han nacido de nuevo y han experimentado que convertirse al Reino de Dios es encontrar en Jesús el Camino, la Verdad y la Vida.

El plazo se ha cumplido: "convertíos y creed la Buena Noticia". Oremos con el salmo 24: "Señor, enséñame tus caminos, porque Tú eres mi Dios y Salvador, el Señor es bueno y es recto y hace caminar a los humildes con rectitud".

Jaime Aceña Cuadrado cmf.

Miércoles 18 de febrero de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« septiembre de 2018 »
L M M J V S D
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Próximamente...