Estás aquí: Portada > Noticias

"¡Dichosa tú que has creído!"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Estos días se aceleran las felicitaciones y buenos deseos, incluso con regalos. ¿Qué celebramos en Navidad?. Todo lo que es importante en la vida lo preparamos con esmero, con sacrificio y dedicación: exámenes, oposiciones, intervención quirúrgica, inversiones...¿Cómo hemos preparado la Navidad?: no es poco si preparamos la convivencia familiar, el encuentro con amigos que echamos de menos, ¿olvido celebrar el nacimiento del Niño-Dios?. De ti y de mí depende que esta Navidad sea cristiana para nosotros o sea otra cosa.

La Palabra de este domingo anuncia el nacimiento de un Niño. En un contexto de amenazas y destrucción, Miqueas mantiene la esperanza del "resto" creyente de Israel; se salvará por un futuro Rey que será Pastor de su pueblo (1ª lectura). Va a nacer en Belén de Efrata, que es pequeño como el "resto" creyente en la Promesa. Su poder será universal y no sólo traerá la Paz, él mismo será la Paz.

Algunas intervenciones de Dios en la historia de Israel se califican como "visitas" de su Señor a su pueblo o a una persona que va a influir en la vida del pueblo. La visita del Señor a la familia del Bautista se realiza con la presencia de María, madre de Jesús (Evangelio). María no se queda en Nazaret, se pone en camino, "aprisa". María está como Madre en la salvación definitiva del pueblo, que se va a prolongar en el nuevo Pueblo de Dios que es la Iglesia. La nueva fe la manifiesta Isabel, alentada por el Espíritu Santo: "Bendita tú entre las mujeres...". La bendición va acompañada del asombro: "¿quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?". A la bendición y al asombro humilde se unen la alegría y la esperanza en el cumplimiento de la Promesa, porque Dios es fiel: "¡dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá".

La Visitación de María a su prima Santa Isabel nos dan las claves para que nuestra Navidad sea cristiana: salir al encuentro del prójimo, compartir las novedades que nos depara la vida, servir, bendecir, compartir la alegría de la fe porque Dios ha nacido y sigue naciendo en nuestra historia personal y social: "aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad" (2ª lectura). Su Amor y entrega nos impulsan a ser estrellas que reflejen su Luz y guíen a los alejados al Portal, al encuentro con el Emmanuel, con el "Dios con nosotros". Así es sincero y cristiano el "Feliz Navidad".

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Lunes 21 de diciembre de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« abril de 2018 »
L M M J V S D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

Próximamente...