Estás aquí: Portada > Noticias

"Convertíos y creed la Buena Noticia"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Jesús comienza a proclamar " el Evangelio de Dios" en Galilea. Y su anuncio se puede oír y escuchar hoy; pero hay muchas dificultades para sintonizar y reconocer su proclama; por los altavoces mediáticos nos llegan miles de anuncios persuasivos y halagadores que nos invitan a tener sensaciones y a vivir de emociones. Jesús quiere hacerse oír, pero lo tiene complicado por el ruido ambiental, las prisas y porque su oferta exige pararse, desconectar, oír las aspiraciones hondas del corazón que nos impulsan a vivir contracorriente si queremos llegar a la orilla que nos ofrece Jesús: el Reino de Dios.

La conversión es volver a poner a Dios como fundamento y meta de nuestro vivir diario. El ejemplo de la inmensa ciudad de Nínive nos motiva, es posible volver a la amistad con Dios, es posible reforzar la alianza con Dios (1ª lectura). Jonás es un profeta indigno que quiere torcer la voluntad de Dios por su seguridad, por su comodidad...es como si le dijera a Dios: ¿para qué empeñarnos en predicar a esa ciudad inmensa, idólatra, si no nos va a hacer caso?. Pero siempre las personas podemos cambiar los ídolos que esclavizan por el Dios que nos habla y nos hace libres. Nínive hizo penitencia porque la salvación no es exclusiva de Israel; Dios la destina a todas las naciones y se complace en la conversión del pecador.

La conversión culmina en el seguimiento sincero del Señor; Andrés, su hermano Simón y los hijos del Zebedeo -Santiago y Juan- renuncian a sus tareas de pescadores, lo dejan todo, se van con Él para ser enviados a evangelizar: "venid conmigo, y os haré pescadores de hombres" (Evangelio).

S. Pablo nos propone el ideal de entablar una amistad profunda con Jesús, sin distracciones (2ª lectura). Afincados en el Reino de Dios, vivimos en lo que permanece -la vida en el Espíritu- y lo que es pasajero no lo vivimos con la misma profundidad, no es exclusivo "porque la presentación de este mundo termina".

Esta Buena Noticia es tan nueva que nos apremia; por eso hacemos nuestro el salmo 24: "Señor, enséñame tus caminos; instrúyeme en tus sendas". Necesitamos que el Señor Jesús llegue a ser el camino que hace posible que vivamos dóciles al Espíritu que Él nos da y que anticipa el Reino de Dios. Nos seducen los valores permanentes que encarna Jesús, que impiden que vivamos esclavizados por las opiniones de los que se interesan por los valores transitorios que no colman las aspiraciones profundas de la persona. Construyamos lo que es verdadero y conduce a la Vida.

Jaime Aceña Cuadrado cmf

Viernes 23 de enero de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« septiembre de 2018 »
L M M J V S D
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Próximamente...