Estás aquí: Portada > Noticias

"Como has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu Señor".

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

El sistema educativo y el sistema productivo coinciden en aplicar la palabra "talentos" a las personas bien dotadas en inteligencia o en capacidad técnica. Se prima la "excelencia" referida a las patentes aportadas, a la imagen y a los logros en ventas, nunca referida a la belleza moral. Es cierto que los talentos naturales se desarrollan en un campo específico, autónomo. Pero los "talentos" en el evangelio se refieren a los dones que Cristo nos deja al irse; son los dones del Espíritu Santo; cuando Jesús asciende al cielo, cumple su promesa y envía el Espíritu Santo sobre los apóstoles, reunidos en oración con María, su Madre.

El hombre nuevo, renacido por el Bautismo, ha recibido "talentos": la Palabra de Dios, la fe, la caridad, la oración... ¿Qué hemos hecho?, ¿qué hacemos?, ¿dónde hemos sembrado la Palabra, a quién hemos contagiado nuestra fe? (Evangelio). Guardar no es lo mismo que sembrar; guarda el siervo miedoso, holgazán, perezoso...Será echado "a las tinieblas exteriores" porque defrauda el amor de Dios que le ha dado el talento para dar pequeños frutos, algo nuevo. A los siervos diligentes, el Señor les recompensa, se fía y les entrega el doble para que sigan produciendo según los talentos que han recibido. Y producir es realizar las obras del Reino de Dios: sanar, vendar, devolveré la vista y liberar de esclavitudes; han recibido un Espíritu que no pueden ocultar; ¿este es nuestro compromiso? ¿Tienen cabida los diversos carismas en la comunidad parroquial? Los verdaderos, construyen la comunión; los falsos, la rompen, la impiden. "Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos; por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito" (Secuencia al Espíritu Santo).

El libro de los Proverbios describe a la mujer perfecta, la compañera ideal; el elogio termina ensalzando la sensatez; es algo permanente mientras que la hermosura engaña y se desvanece. (1ª lectura). El salmo 127 describe un hogar feliz en el que se dan la mano la fidelidad y la fecundidad; es un símbolo que podemos referir a la Iglesia porque "sus hijos son renuevos de olivo" alrededor de la mesa del Señor.

La Venida es el día del Señor. Se inició con la Encarnación y se cumplirá del todo con la definitiva vuelta del Señor. Todo se inició con el bautismo de cada uno y se consumará en el encuentro con el Señor el día de nuestra muerte (2ª lectura).El Señor vendrá sin avisar y se llevará el fruto de nuestro trabajo, si hemos puesto a producir nuestros "talentos". Encontrará algo Eterno si hemos amado. Lo demás, ese Día, no importa.

Jaime Aceña Cuadrado cmf.

Jueves 13 de noviembre de 2014, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« octubre de 2017 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...

- Cursillos prematrimoniales

5 de noviembre