Estás aquí: Portada > Noticias

"Ábrete"

Enregistrer au format PDF |Enviar la referencia de este documento por email title= enviar por email

Acabo de ver la foto del niño ahogado en una playa de Turquía; y comparto el comentario: "abramos, de una vez, los ojos y el alma". Esa foto no te deja indiferente. Es preludio dramático del mensaje de este domingo. La sordera sirve a los profetas para denunciar la cerrazón del pueblo elegido ante los mensajes de Dios. Esa cerrazón le impide corresponder al amor providente y fiel de Yahveh. El miedo nos hace sordos; la enfermedad nos oprime; el profeta Isaías anuncia una intervención de Dios para liberar a los hombres de esta situación (1ª lectura): Los ciegos recuperan la vista; los sordos comienzan a escuchar; en el desierto brotan fuentes de agua que hacen posible la vida...

Esta salvación culmina en la actividad de Jesús (Evangelio). Curar la sordera es condición indispensable para la salvación. Esta sanación necesita un tratamiento: Jesús realiza la salvación a solas con el sordomudo; huye del triunfalismo; la oración precede a la palabra que sana. Los gestos de Jesús muestran una sanación más profunda: abre los oídos para que pueda escuchar la Palabra de Dios y suelta la lengua para que pueda comunicar las maravillas que el poder de Dios ha hecho en él, por medio de su enviado, Jesús de Nazaret. "Ábrete" es una llamada urgente a nosotros: no demos la espalda a los empobrecidos, acerquémonos y "toquemos" al prójimo...abramos y derribemos las puertas de los prejuicios, dejemos que irrumpan los otros y nos despierten de nuestra comodidad y rutina...Los tocados por Jesús nos pueden evangelizar y llevarnos a la entraña humana de lo que acontece, heridos por la fotografía de ese niño pequeño ahogado en la playa de Turquía. Ya no puedo dejarme llevar por la vida de antes...como si el Reino de Dios no sufriera violencia.

El salmo 145 mantiene la llama de la Esperanza porque hoy el Señor "hará justicia a los oprimidos y enderezará a los que ya se doblan". Rezar este salmo nos compromete a prolongar los brazos de Dios para que "trastorne el camino de los malvados y sustente al huérfano y a la viuda".

Es preciso ajustar nuestros caminos a los caminos de Dios; nuestros criterios no se apoyan en las apariencias de "ricos-pobres"; sabemos que estamos salvados si no valoramos a las personas por su vestido o calzado, porque todos somos coherederos del Reino "que prometió a los que le aman". Y no podemos amar a Dios, a quien no vemos, si no amamos el prójimo, a quien vemos (S. Juan).

Jaime Aceña Cuadrado cmf.

Jueves 3 de septiembre de 2015, por Parroquia Ido. Corazón de María


Agenda
« octubre de 2017 »
L M M J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Próximamente...

- Cursillos prematrimoniales

5 de noviembre